955341457 info@truetalk.es

Llevo mucho leído sobre la feria de electrónica celebrada en Las Vegas estos días, #CES2020. Un arrabal de información sobre dispositivos, pero un gran vacío sobre el criterio que los justifica. Cuando el dato son más de 8.000 tipos de cámaras y un robot que trae el papel higiénico, es obvia la carencia.

Vivir es algo que llevamos haciendo toda la historia de la humanidad. Pero en la historia, jamás hemos puesto tan en riesgo la vida de la humanidad.

Hace ya muchos años que entendí que los hogares deberían cambiar para seguir adelante en nuestra vida. La conversión en consumidores de recursos fue una gran regresión en la relación con nuestro entorno y nuestro yo más interior. La casa era un lugar de encuentro, desconexión y rituales pero, con el aumento del consumismo y la individualidad, en la segunda mitad del siglo XX se ha ido degenerando a un espacio de acumulación de objetos y soledades.

Como persona y como arquitecto, apuesto apasionadamente por la inversión de esa tendencia. Dejar de consumir, para producir. De acaparar, para compartir. Sin dejar de ser un hogar donde los hijos se hacen mayores, y los mayores, transmiten a los hijos.

Algunas palabras calves en este viaje TRUETALK: #energía, #abundancia, #coherencia, #producción, #consciencia, #refugio, #tradición, #seguridad, #ritual… En resumen, una propuesta basada en la constante sensación de confianza. Justificada en su capacidad de reequilibrio ambiental. Y favorecida con la fortaleza del uso de la tecnología y no lo contrario.

¿La dificultad? Contactar con personas que quieran mejorar su hogares, y con ellos, sus vidas. La tecnología, como la construcción, por sí sola no sirve para nada. Pero cuando sabes hacia dónde quieres orientar tu energía, y valoras la que te rodea, encontrar las piezas que construyen ese camino es una experiencia única. Vivir es algo que llevamos haciendo toda la historia de la humanidad. Pero en la historia, jamás hemos puesto tan en riesgo la vida de la humanidad. Desde esa realidad, para mi no tiene sentido seguir ahondando en el pozo del individualismo de masas. De la desconexión personal. Del consumo compulsivo. Desde la realidad, asegurar el hogar, hacerlo producir, defender su magia con nuevas herramientas. Convertirlo en el espacio de ensayo de ese nuevo modelo de sociedad del que depende la viabilidad de nuestro futuro.

La tecnología puede servirnos, y no simplemente, observarnos

Eso es TRUETALK. Tras 20 años de viaje, la combinación de Arquitectura, Energía y Tecnología tiene por fin todo el sentido. Cada uno de estos conceptos, por separado, produce prejuicios, recelos y distanciamiento. Al fin y al cabo, vivimos tiempos de desorientación. Pero conseguiremos transmitir la importancia de su conjunción. La importancia del hogar útil. Tan alejado de las casas inteligentes, de los cacharros y el mercadeo de datos. Tu hogar, más cerca de tu mejor versión. Esa es nuestra propuesta ¿te apuntas?

En este sentido, es muy interesante el artículo publicado por Cory Doctotow titulado “El caso de las ciudades donde eres el sensor, no la cosa que siente”.

En él analiza el desenfoque que supone el interés de los dueños de la tecnología, frente al verdadero interés por el uso de esta. La información se extráe de las personas para fines muy alejados, cuando deberíamos ser nosotros los beneficiarios. La tecnología puede servirnos, y no simplemente, observarnos

Cómo pensamos las ciudades es un tema bien interesante. Porque evidencia cómo estamos dejando de pensar los hogares. La refelxión de Zaida Muxí en esta línea está plagada de verdad: “El urbanismo puede ser una herramienta de redistribución y de cuidados”

En esta misma línea Simon Browning escribía sobre la feria CES: “¿las casas inteligentes están minando nuestro sentido del hogar?”

2020 está arrancando para Truetalk con muchos proyectos llenos de innovación, de verdad y de sensibilidad. Proyectos que indican la necesidad de priorizar no solo nuestra relación con las tecnologías, sino nuestra opinión sobre ellas. Pasar de la indiferencia y los recelos a la confianza en su aportación dependerá en gran medida de la coherencia que transmitamos aquellos que apostamos por esta evolución.

La adaptación tecnológica de nuestros entornos físicos precisa de profesionales con valores. Con valor para proteger a sus clientes. Y conocimiento para darle a la propiedad el valor añadido de un entorno cualificado para los tiempos que llegan. Esto he aprendido. De la última feria CES en Las Vegas, y de la magia de un verdadero hogar.

Abrir chat
¿podemos ayudarte?
Hola ✌️¿En qué podemos ayudarte desde Truetalk?
haz tu diseño ¡AQUI!