955341457 info@truetalk.es

Evitar el ruido para transmitir mejor  la información. Posiblemente esa sea actualmente mi actitud vital. La veracidad y la rigurosidad brillan por su ausencia en estos tiempos. Y no son unos tiempos cualquiera: hemos pasado la línea de no retorno de la Sostenibilidad y aceleramos hacia el colapso de nuestro sistema actual.

¿Catastrofista? Realista diría yo. Hace tiempo que mi mente y mi alma empezaron a negarse a seguir haciendo lo mismo. Y a crear soluciones alternativas a un evidente error en el modelo de construcción actual: el consumo intensivo de recursos humanos, materiales y energéticos muy alejados de la vivienda y de los intereses de sus habitantes.

Así nace TRUETALK. Y con ella, el #egologismo. ¿Qué es esto? La generación de respuestas reales a necesidades concretas de las personas, en consonancia con la realidad global a la que nos enfrentamos.

Las personas no somos altruistas por naturaleza. Defendemos, ante todo, lo nuestro: nuestra gente, nuestro patrimonio, nuestra cultura, nuestros intereses… Pedir a alguien que renuncie a esta naturaleza para salvar al planeta es desenfocar la solución. Porque no va a partir de una renuncia gratuita a cambio de nada. Pensar que el planeta es de todos es mucho pensar. Y más aún, que pequeñas acciones personales van a cambiar el entorno global. Aún cuando todos los días tenemos pruebas evidentes de ello. La última, la marea de plástico. Pregunta: ¿has reducido tu nivel de consumo de plástico en, por decir algo, más de un 20%? Pues eso.

Nuestras viviendas y negocios son doblemente estúpidos. Por hacernos depender de una fuente de alimentación altamente contaminante, y por hacerlo sobre un sistema altamente ineficiente.

Asumida que la repercusión en el marco global de las acciones individuales no va a cambiar este, parece más conveniente variar el propio marco de juego. Y propiciar acciones individuales que cambien, a mejor, nuestros intereses individuales. Por resumirlo de alguna manera: cambiar lo que hago por mejorar el planeta, no. Pero cambiar porque me beneficia, por supuesto. Si encima beneficia al planeta, mejor que mejor. Pero siempre en este orden.

El sector de la construcción es responsable del 40% del consumo energético mundial. Que ya es responsabilidad. Oímos hablar mucho de esto, pero poco de lo más pernicioso de este sistema. El alto grado de centralización en la distribución energética hace que el 75% de su producción se pierda en el transporte. ¿Pérdidas para las productoras? No. Sobrecoste para el usuario final.

Conocer esta verdad fue la que posiblemente me alejó de seguir construyendo según este modelo. Porque la edificación actual, existente o de nueva planta, alimenta esta irracionalidad. Les guste o no les guste escucharlo. Sean más bonitos o más feos sus pisos. Más antiguos o más modernos. Más grandes o más pequeños… Todos los edifcios actuales (como el urbanismo que los planifica) se basan en un sistema que malgasta tres de cada cuatro unidades de energía. Y mientras ustedes siguen invirtiendo en casas con menos consumo (pagando la mejora de su bolsillo) el sistema seguirá subiendo los precios para mantener su control y repercutirles el coste de su poder. No se engañen: Nuestras viviendas y negocios son doblemente estúpidos. Por hacernos depender de una fuente de alimentación altamente contaminante, y por hacerlo sobre un sistema altamente ineficiente.

Desde TRUETALK ofrecemos servicios de asesoramiento y tecnificación para liberar su vivienda de uno de esos anacronismos. Soluciones para mejorar la eficiencia en la gestión de su tiempo, su dinero y sus recursos. La innovación tecnología inmobiliaria no va de comodidad, sino de utilidad. Y este, era un primer paso necesario.

Ahora trabajamos en el segundo. Más ambicioso, más complejo para nosotros pero, mucho más liberador para nuestros clientes. El éxito consiste en conseguir las metas que no pudieron alcanzar nuestros padres. El lujo, en disfrutar de metas que ni siquiera imaginaron. Hoy, el lujo en el sector residencial pasa por dar respuesta al egoísmo lógico de sus propietarios:

Superar las fallas de nuestros sistemas de abastecimiento, movilidad y seguridad consiguiendo a la vez beneficios económicos de las inversión realizada.

Y todo, adaptando la vivienda a las exigencias ecológicas del nuevo escenario ambiental hacia el que nos dirigimos.

¿No me creen? Busquen las noticias: la huelga de distribución de gasolina en Portugal, el apagón en Tenerife, los nuevos vehículos de Volkswagen…. El mundo está cambiando mientras que vuestras casas, no. Puede que no esté en tu lista de prioridades. Crees que tienes temas más importantes en los que poner tu atención. O más interesantes. Puede. Pero la realidad es tozuda. Y un día llegará una factura, un corte de suministro o, lo que será peor…. una pregunta de tus hijos:

¿ Por qué no hiciste nada cuando aún podías hacerlo?

Hzme caso. Hazte egologista. Porque lo primero, es tu casa.