955341457 info@truetalk.es

Se ha consensuado mucho en el sector de la comunicación, la empresa y la motivación esta triada de preguntas. Y su jerarquía en la toma de decisiones de los seres humanos. El motivo, el por qué, está siempre por delante. Si no sabemos la causa de una compra, si no existe un argumento que nos motive, de poco servirá QUÉ estemos comprando, por muy atractivo que sea. Posiblemente tras este mecanismo se encuentren las miles de campañas publicitarias que nos muestran estilos de vida sugerentes, personas atractivas y escenarios idílicos y, solo al final, presentan el producto: el QUÉ. Dotándolo de un sentido que antes, no tenía.

 

Hasta ahora, hemos partido de la premisa de disponer de suministros #ilimitados. Y considerar que nuestros anhelos, deseos y necesidades era #ilimitables. Y la vida, ya no es así.

¿Cuáles son los motivos que nos llevan a tomar decisiones? Doctores tiene la iglesia. Siempre he pensado que la preservación de este planeta para los que han de venir a sucedernos era un argumento de necesidad por encima de otros muchos. Los hechos han demostrado lo estrepitoso de mi planteamiento. El egoísmo sigue estando por encima del ecologismo, y lo individual, sigue distanciado por encima de cualquier sentido colectivo. Bueno, ¿quién soy yo para poner en duda la contundencia de esta realidad? Las consecuencias serán las que serán, pero los hechos, son los que son.

Queda entonces el segundo escalón de la motivación: el CÓMO. Que no es el motor principal de nuestras decisiones. Que no crece desde la parte más sofisticada de nuestra evolución como seres. Pero que sin duda, determina la forma en que materializamos nuestras acciones día a día.

Quieres hacer crecer tu negocio. Está bien, loable motor de la economía de nuestros tiempos. Quieres asegurar tu futuro y el de tu familia. Obvio. Quieres mejorar tus beneficios. Quieres parecer mejor persona, quieres cuidar el planeta…. Está bien, la mayoría de las palancas que nos mueven son válidas. Y hemos desarrollado hasta ahora herramientas muy, muy sofisticadas para llevarlos a cabo y conseguir esas unidades mínimas que son el QUÉ.

Hasta ahora. Porque hasta ahora, hemos partido de la premisa de disponer de suministros #ilimitados. Y considerar que nuestros anhelos, deseos y necesidades era #ilimitables. Y la vida, ya no es así. ¿Demasiado simplista el planteamiento? Veremos.

Hoy, los motivos seguirán siendo los mismos para la mayoría de mortales a la hora de tomar decisiones. Todos seguimos queriendo básicamente lo mismo. Buenos o malos, egoístas o generosos, los motivos no han cambiado tanto. Y el resultado, sigue siendo básicamente el mismo: servicios o productos. Objetos o experiencias. Pero básicamente lo mismo.

Será el viaje entre el POR QUÉ y el QUÉ, es decir, el CÓMO, lo que determine nuestra existencia esta década que hemos comenzado a transitar. Si no lo crees, no te preocupes. Sigue haciendo las cosas igual. Ya tomarán las decisiones tus vecinos, tu competencia o tus superiores. Encontrando vías para hacer lo mismo, por los mismos motivos, pero de otra manera.

Hidrógeno a partir de la luz solar

Hay quien quiere justificar en los diferentes horizontes de la electricidad o el hidrógeno la debilidad del cambio de modelo en la movilidad. Ingenuos. Seguiremos moviéndonos, por los mismo motivos, pero el CÓMO lo vamos a hacer quienes sigamos moviéndonos…

 

 

 

Abrir chat
¿podemos ayudarte?
Hola ✌️¿En qué podemos ayudarte desde Truetalk?