955341457 info@truetalk.es

Estos días he tenido la oportunidad de conocer a nuevas personas y empresas que, o bien comienzan o bien alimentan este mundo que llamo “tecnificación”.

La sensación de un nuevo campo de acción es compartida. Por tres motivos:  

  1. Por oposición a lo existente: tal vez aún el concepto de Tecnificación no esté aceptado y extendido, pero desde luego, todos estamos de acuerdo en que no hacemos domótica. Sin que ello implique el más mínimo desdén hacia este sector. Personalmente, lo tengo claro: la domótica es percibida como complicada, costosa, cerrada y orientada principalmente hacia la comodidad. Aspectos que no considero constructivos en la necesaria r-evolución del sector residencial en este ya pleno s.XXI.
  2. Por la falta de referencia: la búsqueda de lugares de formación, de debate, de encuentro… por ahora es infructuosa. Siendo los centros de referencia: universitarios, empresariales… aún ajenos a esta realidad. Y en muchas ocasiones, opuestos. Este vacío solo se compensa con mucha investigación, experimentación y espíritu autodidacta por nuestra parte. 
  3. Por el volumen de negocio: desde la revista FORBES con su cuantificación en 10.000 billones de dolares hasta la mayoría de estudios presentados hasta el momento, todos coinciden en la expansión que supondrá la incorporación de las nuevas tecnologías al ámbito del hogar.

Será pues necesario andar con pie firme. Y valiente. Y reivindicar de manera conjunta lo que venimos construyendo, defendiendo y definiendo cada uno desde nuestra perspectiva particular. La tecnificación en el sector inmobiliario es un nuevo campo de acción.

¿Cuáles son los  rasgos que definen la tecnificación inmobiliaria?: 

  • La tecnificación inmobiliaria es un servicio basado en sistemas universales de comunicación, transversales, dinámicos e inalámbricos   
  • Su objetivo no es tanto la comodidad entendida como reducción de la actividad física como la eficiencia en la gestión de los recursos. Tanto de los propietarios (tiempo, dinero, patrimonio…) como del territorio y la sociedad en que se inserta (energías renovables, medioambiente, economía circular…)   
  • La base común de la tecnificación inmobilaria no es tanto un sistema operativo concreto como la incorporación de la tecnología a la gestión de los recursos disponibles. Siendo en la actualidad los asistentes virtuales una de las facetas más conocidas.  Incorporando la Inteligencia Artificial y el Big Data como sistema de mejora contínua de la vivienda.
  • La tecnificación inmobiliaria asume el reto histórico que supone la emergencia climática en la que nos encontramos. Superando la dependencia del sector inmobiliario para su desarrollo que padecen otros sectores. Para constituirse en una opción personal viable, rentable y eficiente. 
  • No obstante, la tecnificación inmobiliaria abre un camino de liderazgo  a aquellas empresas promotoras e inmobiliarias que, superando el  mero marco normativo, se sitúen en una responsabilidad corporativa consecuente con el peso del sector en la mencionada crisis climática. No olvidemos que la edificación, en su conjunto, supone el 40% del consumo energético mundial.

Nos encontramos en la antesala de una situación sin retorno. El actual sistema de producción y distribución energético es inviable y dañino para nuestra propia calidad de vida. Ninguna solución individual y aislada será capaz de dar respuesta al nuevo marco de gestión de los recursos disponibles a nuestro alcance, por lo que se hace indispensable incorporar la asistencia tecnológica para mantener nuestro grado de bienestar. Este cambio ya se está percibiendo en otros sectores (transporte, sector industrial, banca…) La vivienda también tendrá que afrontarlo, y entre otros muchos factores, la tecnificación jugará un importante papel.

 

No solo está comprometido el futuro de la siguiente generación. Lo está la calidad de vida del presente que disfrutamos 

 

Es por eso que consideramos indispensable dotar a la sociedad de herramientas sencillas para visualizar la existencia o no de estas soluciones y servicios en sus hogares. Y por eso invitamos a todos los profesionales, empresas y agentes interesados a compartir:

Un baremo común para medir el grado de tecnificación de la vivienda.

Este índice se basa actualmente en 21 indicadores de distinta índole, todos encaminados a medir la capacidad de un inmueble para afrontar los retos de nuestro modo de vida en la actualidad. En la actulidad tenemos más de 100 proomociones del sur de España ya valoradas.

Una iconografía para visualizar el objetivo y la forma en que se gestiona.

Por ahora, más de 50 iconos de distinta naturaleza, sencillos, organizados por áreas.

Ha nacido un nuevo sector en la economía mundial. España no puede quedarse atrás en esta transformación. No solo está comprometido el futuro de la siguiente generación. Lo está la calidad de vida del presente que disfrutamos. Lo está el aquí y el ahora.